Post Image

Empezamos el 2020 con toda la expectativa de ver que sorpresas nos traería el final de una década y el inicio de una nueva; sin embargo, creo que nadie presagiaba la aparición de un enemigo silencioso el cual se ha extendido vertiginosamente desde un punto del mundo hasta llegar incluso, a los pueblos más recónditos del planeta; llevando a todos los habitantes a vivir una nueva normalidad, dónde las reglas de convivencia cambiaron radicalmente.

Desde que inicié TCQ en el 2015, han habido innumerables cambios en nuestra forma de trabajar; nuestro portafolio y nuestra web han sido renovados en varias ocasiones, nuestros clientes han ido en aumento, más marcas han venido confiando en nuestro trabajo; pero en lo que no hemos cambiado, es en nuestra modalidad de trabajo: el home office, lo cual nos ha permitido seguir subsistiendo, trabajando aún con mayor fuerza en esta época tan difícil.

Muchas marcas han paralizaron sus operaciones, otras se han visto obligadas a reinventarse, cambiando de rubro o ampliando su gama de productos y/o servicios. Para muchos, la aparición del coronavirus ha resultado en pérdidas en pequeña o gran escala, para otros (nos incluímos) ha sido la oportunidad de hacer algo diferente, de crecer y expandirnos en medio de un panorama tan complicado para cualquier marca.

“No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.”

Albert Einstein

Al inicio de la cuarentena, algunas cuentas que trabajan con nosotros, pausaron sus operaciones, por ende, también nuestra relación comercial; sin embargo, otras cuentas permanecieron activas, pues el rubro al que pertenecen estaban habilitadas por el gobierno. Así que, hablando en términos económicos, estábamos viviendo con lo justo y necesario.

Igual de inesperado que el COVID19, fue la comunicación desde Italia, de una persona muy especial para la familia, no sólo por ser un pariente sanguíneo, sino porque su cercanía se ha notado desde siempre; estoy hablando de Joshua Orrillo, un creativo nato, viajero incansable, especialista en multimedia, fotografía (su portafolio es brutal) social media, motion graphic en 2d y 3d, músico multi instrumentista; en otras palabras, un capo total.



En algún momento ya se me había cruzado la idea de hablar con él para ver más posibilidades laborales en otras tierras, pero solo quedó en eso, en ideas…



Apenas conversamos, la química surgió de inmediato, hicimos un brainstorming de todo lo que podríamos hacer uniendo esfuerzos mientras decidimos de manera casi instantánea extender nuestra marca en tierras europeas… Así es señores, TCQ ahora tiene una nueva oficina virtual en Génova, Liguria… ¡Italia!

Es por eso que hemos vuelto a hacer algunos cambios por aquí, pues debemos estar a la altura de los estudios que existen en el viejo continente y convertirnos en un referente para otros freelancer o estudios independientes de nuestra ciudad, y porque no, de nuestro país. Renovamos nuestra web, ahora disponible en 3 idiomas; español, italiano e inglés; ampliamos nuestros servicios, incrementamos nuestra cartera de clientes peruanos e italianos, venimos preparando más proyectos que pronto verán la luz; así que verán un poco más de movimiento en este espacio, pues tenemos mucho material e ideas que queremos compartir con ustedes.

Daniel Chara · PE